Rosario, Nuestra Señora del (1778)

De Todoavante.es

Saltar a navegación, buscar
Dibujo de una fragata de veinte a treinta y cuatro cañones eran por su mayor velocidad las que solían ir en cabeza, descubierta, de las escuadras, también se les utilizaba como buques correo y de transporte, no siempre llevaban la artillería descrita, pues dependía de la comisión y mucho el armamento que llevaban. La diferencia más notable entre un navío y una fragata, era que éstas solo llevaban una batería o puente, de forma que eran mucho más bajas que aquellos, por su menor calado, profundidad del casco en el agua, les permitía acercarse mucho más a tierra y batir mejor ciertos lugares, como fortalezas o castillos. Su arboladura era igual a la de un navío, tres palos que salían de la cubierta y un bauprés que salía hacia proa.

Construcción:

Llamada Nuestra Señora del Rosario, alias Princesa.

Construida en San Blas en 1777 por orden del virrey Bucareli, que también ordenó la compra de otra en Perú, la llamada Favorita. Fue más conocida por el nombre de Princesa.

Medía 23 metros de eslora y 8 de manga. Desplaza de 190 a 200 toneladas de arqueo.

Armada con hasta 26 cañones, según varias fuentes. Dado su pequeño tamaño, su armamento no superó los 10 cañones de a 4 libras, además de 7 pedreros de a 3 libras.

Historial:

Durante sus años de servicio atravesó cuatro veces el océano Pacífico entre San Blas y Manila, llegó a Alaska en 1779 y a Nutka en 1788 y 1789.

El 8 de febrero de 1778 entra en el puerto de San Blas dando escolta a la fragata Favorita, que había salido de Callao en diciembre de 1777.

El 21 de febrero de 1780 zarpa de San Blas al mando del teniente de navío Bruno Hezeta y como segundo al alférez de fragata Francisco Antonio Mourelle de la Rua. Su destino era Acapulco, donde debía reunirse con la fragata San José, al mando del teniente de navío José Emparán, y zarpar rumbo a Manila. El 15 de marzo salió de Acapulco y llegó a Manila el 23 de julio.

El 24 de agosto salió de Manila con víveres para seis meses. En el viaje de regreso estaba al mando del alférez de navío Mourelle y su piloto era José Vázquez. El 3 de septiembre fondeó en Sisirán, en la costa oriental de Luzón, donde debía esperar nuevas órdenes del capitán general de Filipinas, pero hasta el 10 de noviembre no llegó el oficial con los pliegos que debía entregar al virrey de Nueva España. Se hizo a la vela el 21 de noviembre para cruzar el Pacífico, la peor época para realizar la travesía. Tres meses después llegaron a las islas Salomón. Hasta su llegada a puerto realizó importantes reconocimientos, sobre todo en las islas de la Polinesia. Llegaron finalmente a San Blas el 28 de septiembre de 1781.

En marzo de 1782 salió de San Blas con la fragata Favorita para socorrer los presidios de Monterrey, San Diego y Santa Bárbara. Los dos buques, al mando del alférez de fragata don Esteban José Martínez, regresaron a San Blas el 8 de noviembre de 1782.

Tras finalizar la guerra de la independencia de las Trece Colonias, el 12 de julio de 1783 zarpó del puerto de San Blas rumbo a Manila con los preliminares de la paz. Recaló en la isla de Guam el 22 de octubre y el 6 de noviembre de 1783 llegó a Manila.

En conserva de la fragata San Felipe, al mando del teniente de fragata don Pedro Vasco y Pacual, zarpó de Manila el 23 de junio de 1784 y llegó en solitario al puerto de Navidad el 29 de octubre. Entró después en San Blas el 2 de diciembre de 1784 al mando del alférez de navío graduado don Francisco Antonio Mourelle, llevando a bordo al capitán de navío don Bruno Heceta.

Al mando del segundo piloto don Juan Bautista Aguirre zarpa de San Blas el 9 de julio de 1785 para llevar provisiones al presidio de la Rada de Loreto. Regresó a San Blas con averías por una vía de agua el 22 de noviembre de 1785. El 8 de junio de 1786 zarpa de San Blas en conserva de la fragata Favorita rumbo a los puertos de San Francisco y Monterrey. Los dos buques estaban al mando del alférez de fragata don Esteban José Martínez y llevaba a bordo víveres, armamento y toda clase de géneros para la subsistencia de los presidios.

En 1788, después de varios años de inactividad en las exploraciones, se inicia una nueva campaña, zarpando de San Blas el 10 de marzo, para comprobar la veracidad de establecimientos rusos en Nutka, entrada de Príncipe Guillerno e isla Trinidad. Zarpan el 8 de marzo de 1788. Son designados dos buques, la fragata Princesa, al mando del primer piloto graduado de alférez de navío don Esteban José Martínez, que llevaba como segundo al mando a don Antonio Fernández, y el paquebote San Carlos, al mando del primer piloto don Gonzalo López de Haro. Establecen contacto con los rusos en Kodiak y Onalaska y descubren su intención de establecerse en la isla de Nutka.

Ante estas noticias, Martínez decide no seguir explorando y regresar a San Blas para informar al virrey. El San Carlos regresó a San Blas el 22 de octubre de 1788 y la fragata Princesa lo hizo el día 6 de diciembre del mismo año.

Se preparó una nueva expedición que salió de San Blas el 18 de febrero de 1789 con las mismas naves y con la principal comisión de establecerse en Nutka e impedir que se establezcan allí los rusos. En esta nueva salida seguían los buques al mando del alférez de navío don Esteban José Martínez y llevaba como segundo en el mando a don José Tovar. Anclaron en San Lorenzo de Nutka el 5 de mayo, donde encontró una fragata y una balandra de Boston. La campaña de 1789 dio lugar al conflicto de Nutka con los británicos al ser capturadas dos naves de esa nación.

Por órdenes de la corte española y del virrey de Nueva España, Martínez debe desmantelar el establecimiento de Nutka. Algunos de los buques españoles y los capturados regresaron a San Blas el 6 de diciembre de 1789.

El 20 de marzo de 1792 zarpa de San Blas con la fragata Aránzazu, mandados por el teniente de navío don Jacinto Caamaño, con Narváez como piloto, y Juan Bautista Matute. Llegan con socorros a Nutka el 14 de abril. En Nutka se unieron a los tres buques de la expedición de límites, mandados por Bodega y Cuadra.

En 1794 se encontraba en el apostadero de San Blas, con las fragatas Aránzazu y Concepción, el paquebote San Carlos, alias Filipino, la balandra Horcasitas y las goletas Activa, Sutil, Mejicana y Valdés. Tras la falta de acuerdo en la expedición de límites entre Bodega y Vancouver en 1792, España y Gran Bretaña firmaron nuevos acuerdos.

En 1794 se nombró otro comisionado para el asunto de Nutka, el brigadier don José Manuel de Álava, que embarcó en la fragata Princesa, al mando del capitán de fragata don Salvador Fidalgo. El comisionado británico no se presentó en Nutka y Fidalgo pasó a invernar con su fragata a Monterrey. Por fin llegó a San Blas el representante británico a primeros de 1795 y sería llevado a Monterrey.

En el mes de marzo llegan a Nutka en las naves españolas los dos comisionados. Tras la firma de los acuerdos, regresan a San Blas. El último comandante de Nutka, don Ramón Saavedra, destruye los edificios para evitar que sean aprovechados en el futuro. El acuerdo firmado era de neutralidad y ayuda mutua para impedir que una tercera nación se estableciera en el territorio.

En la primavera de 1799 se encontraba en el apostadero del Callao de Lima al mando del teniente de navío don Jacinto Caamaño. En noviembre de 1799 fondea en el puerto de Acapulco. Había llegado desde Lima y Panamá cargada de productos al mando del teniente de navío Caamaño. Llevó a bordo a 24 reos para los trabajos de fortificación.

En 1804 zarpó de San Blas para conducir situados y pertrechos a los presidios, en conserva del bergantín Activo. Regresó a puerto a primeros de diciembre de 1804. En 1805 realizó la misma comisión que el año anterior y regresó a San Blas en diciembre de 1805. Desde febrero hasta finales de diciembre de 1806 realizó la misma comisión, visitando en dos ocasiones todos los establecimientos.

El 30 de noviembre de 1810 se rinde San Blas a los insurgentes mejicanos. La fragata Princesa, que al mando de Gaspar de Maguna regresa a San Blas tras la travesía ordinaria por los presidios de la Alta California, cae en poder de los insurgentes al olvidar su comandante la contraseña y sin intentar la más leve resistencia.

A finales de enero de 1811 San Blas es de nuevo ocupada por los realistas y los marinos son liberados, aunque el apostadero pierde toda capacidad para realizar sus cometidos. Sólo permanecía en su puerto la fragata Princesa, demasiado vieja y dañada para zarpar y socorrer los presidios del norte.

Bibliografía:

Gaceta de México, nº 27. Martes, 4 de enero de 1785, p. 124.

Gaceta de México, nº 25. Miércoles, 15 de diciembre de1784, p. 202.

Gaceta de México, nº 44. Martes, 9 de agosto de 1785, p. 368.

Gaceta de México, nº 52. Martes, 6 de diciembre de 1785, p. 452.

Gaceta de México, tomo II, nº 14. Martes, 25 de julio de 1786, p. 162.

Gaceta de México, tomo VII, nº 32. Sábado, 30 de mayo de 1795, p. 266.

A.G.I. Estado, 38B, N. 21. Diario de navegación de la fragata “Princesa”. México, 27 de febrero de 1782.

A.G.I. Estado, 38B, N. 16. Diario de navegación que hizo el piloto José Camacho de la fragata “Nuestra Señora del Rosario”, de 11 de febrero a 25 de noviembre de 1779. México, 27 de diciembre de 1779.

A.G.I. Filipinas, 391, N. 42. Carta del gobernador de Filipinas, José Basco y Vasgas, a José de Gálvez. Manila, 22 de junio de 1784.

A.G.I. Estado, 21, N. 10. Carta del virrey conde de Revillagigedo al conde de Floridablanca. México, 29 de abril de 1892.

A.G.S. SGU, LEG. 6979, 55. Carta del virrey Miguel José Azanza a Juan Manuel Álvarez. México, 23 de diciembre de 1799.

Alemparte Guerrero, Antonio.: “Las relaciones hispano-rusas en el siglo XVIII. El relevante papel de los marinos y militares españoles”. Revista de Historia Naval. Año 2004, nº 87.

Barreiro-Meiro, R.: “Esteban José Martínez (1742-1798)”. Revista General de Marina. Octubre 1764.

Fuster Ruiz, Francisco.: El final del descubrimiento de América: California, Canadá y Alaska (1765-1822). Universidad de Murcia, 1998.

Landín Carrasco, Amancio.: “Mourelle de la Rua y sus viajes por el Pacífico”. Revista General de Pacífico. Octubre 1970.

Landín Carrasco, Amancio.: “Guía de descubridores. Arteaga, Bodega y Mourelle”. Revista General de Marina. Abril 1992.

Landín Carrasco, Amancio.: “Historias de la Mar. Guía de descubridores. Martínez, Salas, Zapiaín y Monteverde”. Revista General de Marina. Mayo de 1992.

Martínez Laínez, Fernando, Canales Torres, Carlos.: Banderas lejanas. La exploración, conquista y defensa por España del territorio de los actuales Estados Unidos. EDAF, 2009.

Sotos Serrano, Carmen.: “Relación de documentos del Archivo General de la Nación de México para el estudio de las expediciones marítimas españolas en el siglo XVIII a la costa del noroeste americano”. Revista de Historia Naval. Año 1984, nº 4.

Torre Villar, Ernesto de la.: Temas de la insurgencia. Universidad Nacional Autónoma de México. México, 2000.

VV.AA.: El Buque en la Armada española. Editorial Sílex. Madrid, 1999.

Compilada por Santiago Gómez.

Todoavante ©

Herramientas personales
Espacios de nombres
Variantes
Acciones
Navegación
Hª NAVAL de ESPAÑA
Estado Mayor
Ordenes Militares
Flotas
Buques General
De 1248 a 1514
De 1515 a 1700
De 1701 a 1833
De 1834 a 1957
Herramientas